28.1.07

Olor a pubertad


Eso es lo que siento cuando vuelvo un fin de semana a casa antes de las 3 de la mañana. Me introduzco en uno de esos vagones de metro que pasan cada 17 minutos y me doy cuenta de que está repleto de adolescentes ebrios que ensayan para llegar a casa y parecer completamente sobrios.


Algún día habrá que comentar por aquí el dinero que debe gastar metro de madrid para conseguir un clima tropical tan logrado en el subsuelo urbano; es impresionante. El brillo en las frentes de las personas es maravilloso, y parece que en cualquier momento van a quitarse la camiseta, encender un puro y ponerse a cantar una habanera.




1 comentario:

Anna Carina dijo...

Habria que preguntarse si esto no es una confabulacion internacional en contra de los usuarios del metro de todo el mundo......bueno al menos de Madrid y Buenos Aires...
=S
Intriga internacional!!